tombola 002

“LA FERIA” PUEBLO QUE ME VIO CRECER

Hola gracias por la espera, ya cumplí con hacienda, ahora “al todo lo que es del todo”. En un momento determinado compartí mis sentimientos hacia el pueblo que me vio nacer, ahora le toca al pueblo que me vio crecer “LA FERIA”, un pueblo nómada al que la hipersensibilidad de mi padre a los tóxicos ambientales le llevó, en la actualidad a este problema le llaman síndrome ambiental idiopático y también ha sido llamado síndrome químico múltiple, aunque mi padre murió sin conocer la causa de su problema, desistió de seguir ejerciendo el oficio que había elegido y que dominaba a la perfección, fontanero, pues muchas veces después del trabajo de cada día se encontraba mal, solucionó su problema haciéndose feriante por amor a su familia, pues al trabajar al aire libre y cambiar con frecuencia de aire se sentía mucho más vital. Por este motivo yo crecí en la Feria. En la Feria viví buenos momentos, cuando la deje para dedicarme a la profesión que había elegido profesora de primaria y primer ciclo de secundaria a la que he dedicado 30 años de mi vida, tengo que confesar que en ocasiones tuve y tengo nostalgia de ella. Ahora disfruto de la feria con cierta añoranza desde fuera, no puedo evitar recordar con pena y alegría a la vez los años en los que estaba dentro y aprovecho la libertad del otoño de mi vida para cambiar de vez en cuando de aires y me sienta bien al igual que le pasaba a mi padre en la Feria cuando cambiábamos de pueblo.

Mi padre era muy creativo, inventaba divertidos juegos de Feria con gran éxito, tuvo muchos imitadores, mucha gente de Lardero (La Rioja), pueblo de mis abuelos maternos que me vio nacer y pueblos de alrededor se hicieron feriantes, entre ellos mi tío Terín que tuvo tres hijas y un hijo y que han dedicado toda su vida a la feria con gran éxito y honradez.

A todos ustedes y sobre todo para mis primas y primos y sobrinos, sobrinas y feriantes en general dedico mi poesía titulada “LA FERIA”

 

 

LA FERIA

 

Ha llegado pueblo nómada

un pueblo dentro de un pueblo

los feriantes,

con sus bártulos andantes

sus moradas son por dentro

buenas, cómodas.

 

Desmontables o con ruedas

la vivienda es especial

buen cobijo

de familia con sus hijos,

como si fuera obra de hadas

surge feria.

 

Con sus sueños y esperanzas

nos ofrecen con ingenio

emociones,

abundantes distracciones

novedades, ilusiones…

¡estupendo!

 

Mágico, dulce , algodón,

olorosas palomitas,

los buñuelos,

manzanas de caramelo…

los niños con sus boquitas

relamiendo.

 

Ríos, lagos, mares de gente,

regocijo en el ambiente,

luces, ruido,

con gran orgullo e ilusión

se gastan los dinerillos,

¡Es sencillo!

 

La feria el entorno alegra

ilusión de fiestas bellas

pasatiempo

para los feriantes pan,

dinero al Ayuntamiento,

distracción,

mágico lugar de  encuentro.

 

Mi padre fue un buen feriante

era hábil, honrado, honesto,

di allí mis primeros pasos,

mis dientes allí salieron,

crecí en medio de la gente,

recorrí diversos pueblos

también bonitas ciudades

con agrado yo recuerdo

sus costumbres peculiares,

sus calles, sus monumentos,

vendí boletos, rifé,

idee entretenidos juegos,

jamás engañé a nadie

viví felices momentos,

dura , agradable experiencia

la feria la siento dentro.

 

Autora: Mari Paz Sainz Angulo

Ontinyent* 18 de noviembre del 2009

Universalizada 20 de abril del 2015

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una
licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 España. Mari paz Sainz Angulo

PUBLICACIONES

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *